MÓNICA CEBRIÁN / Gabinete psicológico Cebrián
 móvil: +34 656 67 86 50 / macemo9134@gmail.com / Rambla de Catalunya, 15, 3º A / 08007- Barcelona

 

Ser padres

 

 

 

Ser Padres Soy madre de dos niños de 12 y 8 años. Antes de empezar a escribir he querido preguntar a mi hijo mayor qué significa ser padres para él y su contestación ha sido ésta: "acompañar a tu hijo a lo largo de su vida". No hay recetas para ser padres. Un día aprendí que el objetivo no es ser un buen padre o madre sino ser un padre o madre suficientemente bueno. Qué significa? Conseguir que tú hijo se sienta querido. Ese es un reto. En absoluto es suficiente querer a un hijo y en ello estriba su complejidad. Ser padres es un camino injusto, jamás podrán devolvernos lo que les ofrecimos. Qué hay más grande que dar la vida? Nada..... PERO.....con ellos podemos hacer el mayor y más importante aprendizaje de nuestra vida .Si estamos dispuestos a responsabilizarnos de nosotros mismos y no culparles ni a ellos ni a nosotros por las equivocaciones que vamos a cometer con total certeza iremos haciendo camino. Cuando unos padres no se quieren lo suficiente difícilmente van a saber transmitir su amor a ese hij@. La responsabilidad del vinculo entre un hijo y sus padres está siempre en primera instancia en lo que un padre o madre desde si mismo construye desde su inicio. Ello puede constituir un sentimiento de carga y culpa que hay que elaborar. Nuestra historia como hijos es importante a la hora de entendernos, es un punto de inicio a partir del cual podemos tomar lo bueno y aprender de lo que nos pudo causar dolor. Diferenciarse como persona es un reto que podemos elegir para conseguir actuar como nuestra mejor versión. En cada etapa de la vida de nuestr@ hij@ se ponen en marcha pensamientos y sentimientos nuestros que influyen en el tipo de vínculo que vamos construyendo con ellos. Todo está en movimiento y transformación como la propia vida. Ayudarles a ser ellos mismos y ser nosotros requiere de una gran inversión. Amar en el respeto, la confianza, transigir con nuestras equivocaciones es un camino repleto de obstáculos y recompensas. Ser suficientemente buenos con nosotros y con ellos es un aprendizaje a recorrer. La infancia, la adolescencia, el mundo adulto son momentos que nosotros ya hemos recorrido y ahora ellos empiezan a vivir con nosotros. A veces ese camino se nos hace demasiado complejo y nos pone a prueba, por ello el trabajo personal nos ayudará en esta andadura.